LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

lunes, 7 de marzo de 2011

Miércoles de ceniza



El  miércoles 9 de marzo comenzamos los cristianos la celebración del tiempo litúrgico de la cuaresma. Si participamos en el rito de la ceniza, propia del día, escucharemos un verdadero pregón cuaresmal. Desde el comienzo, la Palabra de Dios nos señala las actitudes propias para preparar el camino hacia la celebración de la Pascua, centro de nuestra fe cristiana.

Para comenzar la cuaresma, Dios nos pide especialmente que cambiemos el sentido de nuestra marcha y avancemos en dirección a Él. Esto es, en realidad, lo que significa la palabra que más se repite en nuestras celebraciones litúrgicas de este tiempo: conversión.

Pero la conversión que continuamente Dios nos pide, no se realiza en un instante. Implica siempre un proceso, quizá lento y penoso. En realidad, el cristiano no es nunca un ser ya convertido, sino convertible. Día a día es necesario que, descubriendo nuestra propia situación, miremos hacia la meta y avancemos en la dirección de Dios. Y precisamente para avanzar en esta dirección, el mismo pregón cuaresmal del miércoles de ceniza nos propone tres actitudes clave: limosna, oración y ayuno. A ellas se ha referido el papa Benedicto XVI en sus mensajes cuaresmales de los últimos años. Ayuno es privación, renuncia, ascesis; limosna es compartir, solidaridad, hospitalidad, fraternidad; la oración es la referencia fundamental de toda la vida al Padre, “trato de amistad con quien sabemos que nos ama”, escribió Teresa de Ávila.

Les invito, pues, a aprovechar este tiempo de gracia que la Iglesia nos presenta y abrir nuestro corazón a la misericordia de Dios

5 comentarios:

Comienza un tiempo en el que todo mi ser se recrea, si siempre voy tras los pasos de Nuestro Señor, ahora en este tiempo, no aparto de Él la mirada,siempre he sentido este tiempo como un nuevo renacer a la vida con Cristo.
un abrazo.

Miriam dijo...

Este año, la cuaresma me pilla con ganas de lucha, de conversión.
Espero que duren los cuarenta días. O si dura menos que el Señor me re oriente al camino correcto
Gracias y buena cuaresma

Angelo dijo...

Que nos sintamos unidos, pidiendo unos por otros, para que sepamos estar abiertos a la gracia que este tiempo de cuaresma trae para todos. Un abrazo

Anónimo dijo...

Con el miércoles de ceniza iniciamos nuestro retiro largo, adentrándonos con Jesucristo al desierto para preparanos a celebrar el gran misterio pascual.

UN PASO DEFINITIVO A LA VIDA.en plenitud...
Cuarenta días desde el mièrcoles de ceniza, hasta la "crucifixión" del Cristo...
Cincuenta días desde el domingo de resurrección...hasta el día de "pentecostés"....
NOVENTA DÍAS DE PASO....
Junio....pentecostés
Mayo.....las flores
Abril....lluvias mil