LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

martes, 22 de febrero de 2011

La conversión necesaria I

La necesidad de conversión se hace patente si consideramos la situación real en la que nos hallamos la mayoría de los cristianos, aunque seamos practicantes de nuestras obligaciones fundamentales.

Los casos de verdadera conversión pueden producirse en personas que vivieron alejadas de Dios y cuya existencia quedó profundamente tocada por grandes desengaños; estas almas son las que experimentan el gran cambio que supone el encuentro con un Dios Salvador. Son contadas, por el contrario, las conversiones reales en los cristianos que vivimos habitualmente dentro del mundo de la fe, porque la rutina termina por adormecer las inquietudes de nuestro corazón y no caemos en la cuenta de la radicalidad de esa vida nueva que nos exige el Evangelio. Creemos, por supuesto, en la palabra de Cristo y aceptamos de buen grado sus preceptos, pero no salimos del mundo de los hombres, con sus grandes vanidades, ni tampoco salimos de nuestro pequeño mundo, con sus mezquinos egoísmos.

En una palabra, la mayoría de los cristianos llevamos una vida ambigua, lo contrario justamente a la vida de verdaderos convertidos. Y esta ambigüedad de vida es el obstáculo principal para que se realicen en nosotros las exigencias de la vocación cristiana, porque nos hace vivir en contradicción con los valores del Evangelio, nos priva de la plenitud gozosa de los que se entregan a Dios, y nos fija en la mediocridad moral condenándonos a no progresar  nunca en los caminos del espíritu y a arrastrar siempre las mismas cadenas. 


3 comentarios:

Militos dijo...

Me gusta esta entrada porque mueve a la reconversión de cada día, algo en lo que pocas veces caemos. Gracias por tu reflexión.

Ni he podido avisarte antes porque estoy liada cuidando a mi nieta paula de quince días, pero te dejé un premio a la Resistencia en De Dentro, el 17 de febrero de 2011. No tiene condiciones es sólo para colocarlo en el lateral del blog, si es de tu agrado.

Con cariño

Miriam dijo...

Que se rompan las cadenas que nos atan a la mediocridad.
_Y así podamos acercarnos a Dios
Gracias por la entrada¡

Muy linda entrada que invita a la reflección, la vida actual de los jóvenes es un torbellino, y no los deja pensar y acercarse a Dios.
Con afecto, que Dios los bendiga.
Maricarmen desde Perú