LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Dios en el centro

¿Cómo les ha ido en el mes de noviembre? Espero que muy bien y, sobre todo, espero que no haya pasado en vano. En este sentido, estoy seguro que, a propósito de algunas fechas del calendario señaladas, habremos de vivir diciembre intensamente y, en la medida de nuestras posibilidades, con todo el sentido posible.

En esta línea festiva hay una fecha, inseparable de la Navidad, que de ninguna manera –y menos los que amamos a la Virgen- puede pasar desapercibida por todo lo que entraña para la Iglesia y, también, para cada uno de sus hijos. Me refiero a la solemnidad de la Inmaculada Concepción que, en medio del tiempo litúrgico de Adviento, celebramos todos los años el 8 de diciembre.

La Virgen, que es Inmaculada, elegida por Dios desde el inicio de su vida, también ha elegido a Dios como su todo. La Inmaculada se ha puesto en sus manos, entendiendo que sólo Dios es el centro. Se ha descentrado. Ahí comienza un excepcional camino que ha cambiado la historia de la humanidad. Su apuesta por Dios le ha permitido elegir bien. En la Inmaculada reconocemos el sentido de la vida humana. Ella nos dice que cuando Dios se apodera de una persona, y ésta se deja poseer por Dios, descubre el sentido y alcanza la plenitud.

Que Ella, por tanto, nos ayude a poner a Dios en el centro y elegir bien lo que Él quiere de nosotros.

10 comentarios:

¡Que así sea!
Gracias Roberto.

Angelo dijo...

Te echaba de menos. Creo que casi todos los meses del año celebramos una fiesta de María. ¡La necesitamos! Necesitamos a la Madre.
La Immaculada es una de esas fiestas que me llenan el corazón de alegría. Hasta el nombre es precioso. Probadlo a repetirlo lentamente
In-ma-cu-la-da- Se convierte casi en una jaculatoria de amor. Me gusta ponerme ante Ella y llamarla así.
Gracias por el post

..."Ha elegido a Dios como su todo..." y le debemos tanto...
María Inmaculada llena de gracia reina en nuestro corazón.
Un abrazo!

Santisiembra dijo...

Saludamos a su corazón manso y santo, humilde y entregado.

R.Flores dijo...

8 de diciembre, una fecha especial en la que recordamos a la Virgen como la Inmaculada. La virgen Santa nos enseña que nosotros tambien debemos poner a Dios en el Centro de nuestra vida, entender de una vez por todas que solo DIos basta y que con el lo tenemos todo.

Hola

Sed Consolación Jóvenes Misioneros, blog tiene el honor de inaugurar el Premio "Habla al Corazón de mi Pueblo 2010" con motivo a la celebración de la Fiesta de Navidad, para entrar plenamente en la lógica de la fe: creer en Dios, en su diseño de salvación, y al mismo tiempo comprometerse en la construcción de su Reino.

La justicia y la paz, de hecho, son un don de Dios, pero requieren hombres y mujeres que sean “tierra buena”, dispuesta a acoger la buena semilla de su Palabra.

PORFAVOR RECIBE ESTE PREMIO, COMPARTELO Y DIFUNDE EL MENSAJE:

"EL SEÑOR HABLA AL CORAZÓN DE SU PUEBLO"

http://sedconsolacion.blogspot.com/2010/12/premio-habla-al-corazon-de-mi-pueblo.html

Angelo dijo...

Mi abrazo en la Madre y mi oración a Ella por tus intenciones.
Feliz día

mar dijo...

La Virgen lo dio todo por su hijo; que nosotros tambien dejemos todo lo que nos es en vano por nuestro Señor.
Gracias por tu visita Roberto.
Un abrazo en Xto.

mjbo dijo...

¡A Jesús por María!

Yo a la Virgen le debo todo; no sé que hubiera sido de mí sin Ella.

Saludos

Tengo que decirlo: ¡me encanta este blog! Te sigo. Esta entrada vale muchísimo. Un saludo, Rafa.