LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Hace un año

Hace un año, de forma familiar y sencilla, les comunicaba por estos medios- aludiendo a un verso de Antonio Machado, tan bello como real: “todo pasa y todo queda”- mi Ordenación Diaconal. El tiempo ha avanzado. Con gozo y entusiasmo –como el Gaudete litúrgico que celebramos hoy- agradezco a Dios por el don recibido.


Quiero expresarle el agradecimiento debido a Dios por ser el gran protagonista de mi historia. ¡Él lo ha hecho todo! Yo sólo he respondido a su llamada. Nadie más que Él conoce la historia de mi vocación. Él tiene un sueño especial y desafiante para cada uno, pero no lo realiza sin nosotros. Por eso, lo he buscado y me he dejado ayudar para descubrirlo. Me he arriesgado y confiado en Él y en lo que me ha ido pidiendo, Él no defrauda y llena la vida. En la realización de su llamada está la felicidad.

Miro también a Santa María –bajo la advocación de Guadalupe que también hoy celebramos-  Ella me ha guiado y sostenido siempre. Ella está en los orígenes de mi vocación porque “A Jesús siempre se va y se vuelve por María”. Que ella me guarde siempre junto a su corazón.

Ahora bien, desde el lugar donde esté, a donde me ha destinado la obediencia el próximo año, seguiré en este pequeño proyecto, alentado por personas tan maravillosas como ustedes queridos lectores, que no son extraños sino hermanos en la fe.

¡Muchísimas gracias por todo!

8 comentarios:

Angeles dijo...

Muchísmas Felicidades!!!
Me ha gustado esto especialmente
“A Jesús siempre se va y se vuelve por María”. Que ella me guarde siempre junto a su corazón.
Que Así sea.
Un abrazo.

Angelo dijo...

¡Que rápido ha pasado! ¡Cuántas bendiciones desde entonces! ¡Alabado sea Dios!

Anónimo dijo...

¡¡Felicidades Padre!!
Que nuestro Señor Jesucristo y nuestra MAdre Celestial, lo protejan y guíen bajo la luz de la sabiduría, para que siga la ardua la bor que le ha sido encomendada.
Se le aprecia mucho Padre

Que alegría... Dios y Maria bendigan tan dicha honra, la tuya, pero a la ves dichosos nosotros de te tenemos como nuestro sacerdote, hermano y amigo... Muchas felicidades Pbr. Roberto... abrazos y mas bendiciones...

Muchisimas Felicidades, me alegro contigo de tu dicha.
Que Nuestro Señor y María Santísima te sigan guiando siempre y llenando de bendiciones.Un abrazo!

R.Flores dijo...

Me uno también a su alegría agradeciéndole a Dios por su vocación Sacerdotal: "Todo pasa y todo queda". Queda en nuestros pensamientos aquel dia en que recibió el orden en el primer grado y lo guardamos muy dentro de nosotros mismos como si hubiese sido ayer.
Felicidades, Dios le siga concediendo servir en el lugar donde él lo desee.

Muchas felicidades hermano. Dios te bendiga.

Miriam dijo...

Muchísimas felicidades¡¡
El agradecimiento a usted por ser fiel y al Señor por enviar nuevos sacerdotes.
Mi deseo para que con la ayuda de Dios sea un gran sacerdote santo