LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

viernes, 27 de febrero de 2009

Saber admirarse

En la novela “El mundo de Sofía” del escritor noruego Jostein Gaarder (la cual recomiendo) se comienza comparando al filósofo con la capacidad de asombro (o admiración) de un niño, pues el asombro de las cosas es el motor de la mente para pensar. De tal modo que de la capacidad de asombro nació la filosofía, las ciencias, las bellas artes.

En lo particular si alguien me pregunta ¿Con el paso del tiempo hemos ganado o hemos perdido la capacidad de asombro? Podría contestar que la hemos desplazado hacia las novedades tecnológicas, que se suceden con una rapidez abrumadora. Si se compra, por ejemplo, la última novedad en una palm, un ipod o un celular, antes de que nos podamos jactar de ello en el círculo de nuestros conocidos y amigos, nos encontraremos que es sólo el penúltimo o el antepenúltimo grito de la publicidad. Ya hay otra persona que tiene otra maquinita más nueva, más sofisticada, más rápida y con mayores ventajas.

Pero esa admiración tecnológica tiene poco de la admiración genuina, de esa de los filósofos clásicos, porque está enturbiada por la emulación consumista que quiere poseer y goza con aumentar la vanidad propia y la envidia de los otros. Yo escribo aquí de la admiración más inocente, aquella que no pretende comprar ni poseer nada, que surge sólo de mirar con ojos nuevos lo que, a lo mejor no es nuevo, lo que a fuerza de verlo todos los días, no le damos importancia, no creemos que merezca dedicarle ni un minuto de atención.

Por ejemplo, una flor conocida, mil veces vista por nosotros. Contémplenosla un rato, sin prisas, de cerca. Ahí está su forma, su color, su textura…De pronto nos daremos cuenta de que antes nunca no nos fijamos cómo era realmente. Y ahora comenzaremos a admirarnos y a hacernos preguntas. ¿Por qué es así? ¿Por qué tiene esa forma, ese color, ese aroma o esa falta de aroma? Si vamos a Internet, podemos hallar algunas explicaciones científicas, generalmente utilitarias e insuficientes. Pero el misterio persiste. Sabemos muy poco de todo lo que creemos saber. Y allí está a admiración.

11 comentarios:

MARISELA dijo...

Hola Roberto: has estado fuera mucho tiempo.!!!
Tienes mucha razón en lo que planteas. En la actualidad lo que pasa es que la gente se deja "consumir" por el "consumismo" (él es el que nos traga) y no se para, no se detiene a amirar, como bien dices, una flor. Yo tengo 46 años y me gustan las cosas más simples: correr entre los árboles, leer libros de aventuras, ver película fantásticas, enamorarme con novelas románticas, coleccionar sellos, lápices de colores, muñecas de porcelanas, coser tonterías. Mi esposo dice que yo vivo en el País de Nunca Jamás. Pero no es sí, pues tengo los pies en la tierra, solo creo que hay que saber disfrutar delas cosas pequeñas, como paser por tu blog y eer esas cosas tan interesantes sobre las fantasías y las sagas.
Espero que pases una buena Cuaresma, para que disfrutes la Pascua de Resurrección. Besicos

T dijo...

Hola Roberto, si ojala nunca perdamos la capacidad de asombrarnos especialmente de lo cotidiano, de las cosas pequeñas, ahi en donde se encuentran grandes bendiciones y pasan desapercibidas. Un abrazo!!

Aristóteles dijo...

De ahí la razón de mi foto,... Yo sigo teniendo la capacidad de asombro como la de un niño,... jejeje.

He vuelto. Precisamente en FEBRERO.

Dios nos bendiga.

Roberto dijo...

Marisela, mi ausencia se debe más que todo a mis ocupaciones academicas. Pero, siempre es un gusto compartir a través de este espacio.

Sigo tu idea, el concepto de asombro padece hoy una notable devaluación que, probablemente, no es sino una manifestación más de la devaluación generalizada que se da en los modos de contacto personal. La mentalidad de consumo, el esquema que tan fácilmente introyectamos de “usar y tirar” , impregna también el mundo de las relaciones interpersonales y entre ellas el de saber disfrutar de las cosas simples y ricas a la vez. Que la Cueresma sea de provecho para ti y los tuyos...

Roberto dijo...

T, en las cosas pequeñas descubrimos lo grande. Mis mejores deseos...

Roberto dijo...

Hugo, "el que no se haga como un niño no entrará en el reino de los cielos", que la capacidad de asombro que nuca muera en ti...

ILUSION dijo...

Hola Roberto¡

Es muy cierto lo que escribes; tantas cosas que nos ofrece la vida para admirar que muchos no valoran; como un amanecer, un atardecer, la inmensidad del mar, la lluvia caer, etc.etc. esas son unas entre otras, mis favoritas¡¡¡
Besitos¡¡

Anónimo dijo...

EL VERDADERO ASOMBRO...
Bueno, mucho estoy de acuerdo con Roberto cuando da un ejemplo...."de como el asombrarse ante la contemplación belleza de una flor, de su diseño artístico, de sus colores, de su ambrosía".
Es, ciertamente, cosa de niños....sí, de aquellos que se hacen pequeños en Dios, y que se asombran al contemplar en los sencillos seres vivientes...o en los majestuosos mundos planetarios y galácticos la presencia de una "altísima inteligencia creadora", DIOS.
Sí, vale la pena asosmbrarse ante lo que lleva a hacerse "las preguntas últimas sobre la existencia humana". Asombrarse ante lo que puede revelar el misterio del Creador, a quien Jesucristo llamó AU PADRE.
Es posible que las veleidades de la inteligencia artificial no dispongan el alma para comprensión profunda y admirable del GRAN MISTERIO DE LA VIDA....y sirvan, más bien, como elementos de angustia y ansiedad consumista, como bien se ha dicho.
La contemplación serena y callada, con el corazón....
de "la naturaleza viviente" puede ser un medio válido para experimentar, con gozo, EL VERADERO ASOMBRO....que embriaga el alma, y lleva a Dios.

EL VERDADERO ASOMBRO...

Myr dijo...

Que importante lo que senialas aqui.
Creo que justamente nunca debemos perder nuestra capacidad de asombro,
y caminar por el mundo en forma conciente, observando , estando.... y no pasando.... o, comprando....

Un abrazo

~PakKaramu~ dijo...

Pak Karamu dijo hello !

Visiting your blogs