LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Oye, tú




Nunca pensé que tal cosa pudiera ocurrirme. Me gusta tan poco que me traten de usted que casi podría afirmar que me disgusta. Sin embargo, hace ya algunas semanas, un seminarista me trató de tú y fue como si me lijara el oído por dentro con ese pronombre. Por alguna razón me pareció inapropiado que dispensara semejante tratamiento a un sacerdote que  apenas conoce y que no coincidió con él en el seminario. Así que me dije que tenía que decírselo para que lo evitara en el futuro. Lo conseguí al poco rato. No fue difícil. El seminarista me miró como miraría un inquisidor a un hereje descaradísimo. Me entró la risa. A él también le disgustó el oído que le corrigiera. Se quedó en silencio un rato y concluyó al fin: “Perdone padre, tiene usted la razón”.

Se lo explique de nuevo, pero a medias, sin concretar demasiado, para que le siguiese doliendo un poco el tú que me propinó.

Desde luego, perder el usted, significa –en algunos casos- perder muchos matices y no sólo de respeto. A veces el usted ayuda a mostrar admiración e incluso afecto, y otras, el tú distancia y rebaja no se sabe a la altura de quién.

6 comentarios:

Angelo dijo...

Completamente de acuerdo.Un abrazo

estimado hermano, gracias por esta reflexión dios se revela siempre en lo sencillo y a las almas sencillas, gracias por su sencillez, Dios sea con usted.

Teresa dijo...

Me ha sorprendido un poco su reflexión que, con todo mi respeto, no comparto.

Por más que lo pienso, no me imagino a Jesús pidiéndole a nadie que le tratase de usted, mas bien al contrario, imagino pidiéndole que le trataran de "tú". En este mundo, sólo nosotros ponemos palabras para marcar distancias.

Siempre trato de usted a quienes no conozco -o conozco poco-, pero agradezco infinitamente a quien me ofrece tratarle de "tú". Me parece un gesto de acercamiento y humildad. Un saludo.

Escalante dijo...

Muy interesantes sus observaciones y las comparto totalmente. Ya lo expresé al principio que me gusta tan poco que me traten de usted. Sin embargo, el desbarajuste del que hago mención, proviene de una dislocada percepción. Y carecería de importancia si, como digo, no hubiese perdido el matiz no sólo de respeto. Hay una cuestión de fondo y esa es la que traigo a cuenta.

mar dijo...

Creo que todo depende de como se use el tu y el usted.
Con respeto el tu y el usted pueden ser apropiados.
Ahora, claro, donde hay protocolo...
Feliz domingo para todos ustedes.

R.Portillo dijo...

Jeje, siempre me encanta leer sus entradas, la de hoy pues esta interesante a veces es dificil tratar de usted a personas q fueron muy cercanas pero es necesario hacerlo. =)

Su amiga por siempre. Abrazos