LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

martes, 20 de septiembre de 2011

Yoístas



Seguro que a más de alguno conocen. Se quieren con locura, sobre todo a ellos mismos. Adoran la primera del singular. Primero, yo, después, yo, y, al final, por si había alguna duda, por supuesto, yo. Hablo de los que tienen el ombligo elevado a la enésima potencia, la suya. No te preguntan sinceramente ¿qué tal estás? En realidad se preguntan ¿qué tal estoy? En seguida se autocontestan: yo muy bien, bla, bla, bla. No se dan cuenta que uno solo no es la suma de nada. No escuchan. Se oyen a sí mismos. No trabajan en equipo. Buscan público, aplausos, aduladores, miembros de su club de fans. No saben qué es amigo, hermano. Son los reyes del egoísmo. Todo les pasa a ellos o pasa por ellos. El mundo gira porque ellos están vivos. Están encantados de conocerse. Adoran salir en los medios. Y si salen otros, aquello es una ridiculez. Están hechos a imagen y semejanza de sí mismos, onanistas puros. Creen que todo sucedió porque ellos estaban ahí. No soportan que otros reciban homenajes o que salgan a hombros. Es una pena que adoren tanto la primera persona del singular cuando es tan bonito decir tú y él, o contagiarse del plural, nosotros o ustedes.

4 comentarios:

Angelo dijo...

Es lo que por desgracia hoy , nos toca comprobar casi a diario. Muchos ya ni si quiera te preguntan, ni te hablan al pasar por tu lado. Hoy más que nunca debemos volver a enseñar lo que significa "El prójimo"
Un abrazo

Anónimo dijo...

cada dia que pasa el ser humano conoce y aprende muchas cosas, nunca es de buscar ser el grande sino ser el que en realidad QUIERE QUE TODO SALGA A LO GRANDE BENDICIONES.

E. Baregó dijo...

Corta,profunda,ofensivamente verdadera,envolvente y aplastente, motivante y liberadora.

Maravillosa entrada, como siempre.Saludos.

Anónimo dijo...

Definitivamente conozco varios de esa clase y no es agradable, como tú decís para ellos solo ellos existen y son lo más perfecto de esta tierra, no se equivocan, siempre tienen la razón y cuando uno está a punto de sobresalir ellos hacen todo intento posible para sumergirte.
Tanto se evitaría si no hubiera tanto egoismo, tanta ansiedad por podes y reconocimiento...