LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

viernes, 13 de mayo de 2011

Muertes



A veces pienso que debería empezar a escribir de otras cosas: idear escenas divertidas, comentar sucesos curiosos, ahondar en los desasosiegos de la gente de mi generación, hablar de actualidad o enganchar la última cosa curiosa  y escribir algo ocurrente condenado a gustar. Debería escribir de esas cosas –pienso-, y dejarme de cuestiones extrañas y a veces pesadas como la muerte.

Pero, estoy sorprendido de la muerte de dos conocidos muy cercanos –sorprendentemente vecinos- en diferentes circunstancias que no me puedo quedar indiferente.

En estos días he ido a mi pueblo natal y durante ese tiempo he hablado de ellos, con sus familiares, amigos y vecinos, me he conmovido con ellos, por ellos, por mí; me he conmovido por todos los que nos vemos sólo en esas circunstancias, por los que nos reencontramos un poco más altos, más gordos o más viejos que la última vez; he hablado, he sollozado y he recordado mucho.

Es posible que haya de asistir a muchas muertes –si es la voluntad de Dios- antes de la mía. Miro ahora con cariño y ternura a cada persona con las que he compartido, con las que he trabajado y con las que he rezado y me digo a mí mismo: antes de transitar por la muerte quiero que todos sepan lo que ha supuesto para mí sus vidas generosas y fieles, que tanto aprecio y atesoro.

Si repaso esta lección de   vida en cada fallecimiento, ésa será la mejor preparación para el día en que llegue a mí la muerte y ya no pueda hacer nada por los demás, ni siquiera decírselos.


8 comentarios:

Es doloroso, la perdida de un ser querido, y muy cierto todo lo que usted dice padre, valoremos ahora a todas las personas que nos rodean, demosle un fraternal abrazo y digamosle gracias por ser como eres con migo, porque en el ultimo dia, ya sera tarde para dercirle a alguien gracias por todo.... Dios lo Bendiga Padre

Cuando vemos pasar la muerte cerca de nosotros , cuando perdemos a alguien cercano siempre nos interrogamos, siempre nos viene a la mente lo que tal vez pudo ser y lo que no...
Deberiamos pensar tal vez más frecuentemente en la muerte, en lo efímero del ser en esta tierra para darle a la vida y a nuestros actos la verdadera dimensión que tienen.
Un abrazo.

Edit dijo...

La muerte de seres queridos, de amigos y conocidos de la vida, tarde o temprano nos lleva al recogimiento y la meditación.
Lo bueno es sentir que estamos en paz con la persona que se fue camino a la Casa del Padre.
Siempre le digo a mi hija que no debemos guardar rencor alguno, y si hemos hecho mal a alguien debemos pedir perdón y remediar el daño.
De ese modo, ante la muerte hay paz en ambos, en el que se va y en el que se queda.
Meditar sobre la muerte nos da mucha vida espiritual.
Cariños y feliz semana.

Edit dijo...

La muerte de seres queridos, de amigos y conocidos de la vida, tarde o temprano nos lleva al recogimiento y la meditación.
Lo bueno es sentir que estamos en paz con la persona que se fue camino a la Casa del Padre.
Siempre le digo a mi hija que no debemos guardar rencor alguno, y si hemos hecho mal a alguien debemos pedir perdón y remediar el daño.
De ese modo, ante la muerte hay paz en ambos, en el que se va y en el que se queda.
Meditar sobre la muerte nos da mucha vida espiritual.
Cariños y feliz semana.

JOSE NOEL dijo...

la vida es como una luz que en cualquier momento se puede apagar, pero lo que nunca se puede apagar son los recuerdos de ese ser que compartio grandes momentos con nosotros, asi que hoy que podemos demostremos lo importante que son nuestros amigos familiares entre conocidos, y a seguir adelante en este camino tan bonito que es el de la vida, "GRACIAS PADRE ROBERTO POR SER UN BUEN AMIGO DIOS LE BENDIGA"

R.Flores dijo...

Como diria un amigo "Asi es la vida", mientras unos nacen, otros mueren, mientras unos crecen otros envegesen.
La muerte es una realidad que no podemos negar y que tarde o temprano tendremos que enfrentar. Pero el consuelo mas grande que tenemos los católicos es que despues de la muerte esta la verdadera vida. Esa es la esperanza qe nos ayuda a aceptar con resignación y con valentía el que un dia dejaremos de existir en esta vida.

Anónimo dijo...

Pensar en la muerte es algo terrible para mi en lo personal, me asusta ese trance, pero es algo q siempre me lleva a la meditación, a pensar en las personas q tengo olvidadas y q a lo mejor ellas piensan en mi y yo no. La mejor manera es estar en paz con todos para al llegar un momentos de esos sentirnos tranquilos y saber q la persona q amabamos tambien se fue(aunq "se fue" no lo digo literalmente)tranquila. Siento mucho por sus amistades P. Robert, ánimo y le agradezco por tan linda amistad, Dios le bendiga y nos permanezca siempre unidos aun en la distancia.

Abrazos de su amiga por siempre que lo quiere y recuerda de manera especial.
¡Ah! Hermosa entrada!!!!!

OH, MUERTE...!
¡Dónde está tu aguijón...!