LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

jueves, 6 de enero de 2011

Reflexión en torno a un accidente



Nunca es tarde para entender la vida y averiguar quienes somos de verdad, pero más vale tarde que nunca. Si podemos anticipar en nuestra situación presente algún destello de esa luz póstuma, podremos también ganar equilibrio y valor para continuar con la tarea trazada. La sana conciencia de que "la vida no va a durar siempre" confiere el debido sentido de la proporción a cuanto hacemos y sentimos, sea mucho o poco, agradable o desagradable. 
En otras palabras y haciéndolo un poco más asequible: ​entendemos la vida cuando aceptamos la muerte. No se trata propiamente del capricho medieval que hace años tengo de tener una calavera sobre la mesa de trabajo para recordar la transitoriedad de la vida terrena. De lo que se trata es de ganar perspectiva e integrar la muerte en la fe de la verdadera vida. 
 
Desde la atalaya de la fe no hay oscuridades, no hay emboscadas, no hay miedos. Ahora sé que cada situación es gracia, pues "Todas las cosas contribuyen para el bien a favor de aquellos que aman a Dios". Su mano está detrás de cada suceso, su rostro se dibuja en cada acontecimiento. Las cosas tienen sentido porque Él las conoce, y la muerte es gozo porque lleva a Él. 
Esa es la lección que me ha brindado un accidente automovilístico que me hubiese generado la muerte hace apenas tres días. Por razones de providencia Divina no fue así, al final Dios sabe lo que hace.
Laudetur Iesus Christus

12 comentarios:

Roberto dijo...

Por cierto salí completamente ileso.

LAHDDEC dijo...

Pues Bendito sea el Señor! algo querrá de ti grande, es la primera vez que me paso por aqui, y espero hacerlo algunas más
saludos.

mar dijo...

Me alegro tenerte entre los vivos. Que susto! Dale recuerdos a tu angel de la guarda.
Un saludo

Gloria a Dios que nos regala la vida. Laus Deo.

Angelo dijo...

Puffff. Realmente ante esas ocasiones uno es más consciente de lo breve de esta vida y lo mucho de la eternidad. A mí me ocurrió hace muchos años y todavía recuerdo, la impresión que me dejó el saber que podía estar muerto y que sin embargo se me permitía seguir vivo. ¿Porqué?
El gran y amoroso misterio de Dios.
Le doy las gracias por estar bien y que se haya quedado en un susto.
Un abrazo

Kara dijo...

Dios está detrás de todo lo que nos ocurre, tanto de lo bueno como de lo malo. El sólo sabe el por qué de las cosas, pero todas son para nuestro bién, aunque a veces no lo entendamos. Un abrazo ¡¡

Me alegro estes bien!!! me ha gustado mucho tu reflexion!!!
un fuerte abrazo

Doy gracias a Dios contigo !!! Me alegra infinitamente que solo se quedara en el susto.Como tu dices, Dios sabe lo que hace.
Un abrazo

La verdad muy sorprendida por el inmenso amor que Dios tiene para con la hum,anidad. Siempre he dicho que todo pasa por una razón..... Como Ud dice padre... Dios sabe lo que hace.

que bueno saber que se escuentra bien. Dios lo bendiga y lo proteja siempre.
Su amiga por siempre que lo quiere.

Me gusta mucho la nueva presentación..

JORGE dijo...

Cuando vivimos cada día como si fuera el último, nos damos cuenta del verdadero valor de las personas y cosas que nos rodean.

Me has hecho recordar la canción "Sed de Eternidad".

Que tengas un 2011 lleno de Gracias y bendiciones

R.Flores dijo...

Si, Dios sabe como lleva sus cosas, solo el puede decidir cuando sera el gran dia en que nos mandará a traer.