LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

martes, 17 de agosto de 2010

Camino a Bonanza

No lucen barba. No adoptan poses heroicas. Tienen, sin embargo, historias exóticas que narrar. Son misioneros jóvenes, uno “demasiado” joven, pero creo que tiene la suficiente conciencia de ser misionero. Con sencillez desarmante han asumido, la responsabilidad de cultivar el Reino de Dios en una parcela lejos de su hogar. Son dos sacerdotes y un seminarista, los tres de la diócesis de San Vicente, El Salvador.

Están ejerciendo su servicio en la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, en Bonanza, una de las 14 parroquias del Vicariato Apostólico de Bluefields, que abarca un 50.11 % del territorio nacional de Nicaragua.

Tal como lo expresan en su blog:

“…La Parroquia cuenta con 34 comunidades, algunas de ellas con carretera y la gran mayoría con sólo camino entre bosques y reservas ecológicas protegidas, donde el misionero puede contemplar la flora y la fauna.

Las comunidades se visitan con un sistema de visita, estilo "gira" de una semana o más, una vez al año, la razón es no dejar la ciudad sin la santa misa, por mucho tiempo y también por el desgaste físico del sacerdote, con dos o más sacerdotes se podrían visitar las comunidades hasta 3 veces en el año o más.

Las "giras misioneras" realizadas por el sacerdote tienen sentido de fiesta, de encuentro, momento fuerte de evangelización y celebración de los sacramentos.

Para una mayor atención de la parroquia son indispensable 2 sacerdotes (la comunidad más lejana se llama Bolivia y está a 16 horas de la ciudad)…”

Simplemente, heroísmos anónimos. Protagonismos callados, discretos. Pero siempre envueltos en una imperturbable alegría interior, que se derrama suave en una sonrisa fácil. Es evidente que los alienta el Espíritu. No alegan derechos ni manifiestan exigencias. Sin duda que este es un filón fecundo de la insondable riqueza misionera de la Iglesia.

5 comentarios:

Sergio dijo...

Sabes, estes ejemplos de abnegación siempre me emocionan...
Que lindo alguien dedicar la vida a los demás...
Gracias por hacer tu parte compartiendo los bellos ejemplos...

Te dejo saludos desde Argentina,

Sergio.

Eso si que es darse a los demás por amor a Dios. ¡Que Él les bendiga a ellos y a todos los que como ellos saben prescindir de sí mismos para acercar la Gloria a todos los rincones !

R.Flores dijo...

Es hermoso ver bajar de la montaña los pies del mensajero de la paz...Que Dios les bendiga abundantemente y les regale todo lo que necesitan para seguir anunciandolo alli donde no le conocen.

Es maravilloso que aun hayan personas con ese valor. Animo a los hermanos Sacerdotes y seminarista de mi linda Diocesis Vicentina. Bendiciones!

Bonanza dijo...

Hola amigos gracias por sus palabras en los comentarios que nos llenan de animo y alegria para seguir en esta aventura de la mision, que no solo es nuestra sino de toda la Diocesis de San Vicente... especialmente a Rossy por sus palabras de animo y entusiasmo, y a Roberto tambien que nos ha dado una entradita en su singular blog...

Dios les page a todos y los encomendamos en nuestras oraciones...