LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

sábado, 3 de julio de 2010

El mundial de futbol

Parece que el Mundial de Alemania 2006 terminó ayer. Todos recordamos y seguimos comentando el cabezazo de Zidané a Materazzi y cuál fue el motivo que le hizo hacer tal cosa. El de Sudáfrica 2010 ya casi termina, ya corren los comentarios, y los fanáticos, en todas partes, acomodan sus horarios para mirarlo por televisión.

La pregunta que se abre es sobre el lugar que ocupa en todo esto la población, que pasa a ser mera espectadora pasiva consumidora de un espectáculo/negocio, montado a nivel internacional, en el que no tiene ninguna posibilidad de decisión. La recreación termina siendo sentarse a mirar una pantalla.

Se espera que la final del Mundial sea el evento visto por televisión por la mayor cantidad de seres humanos en toda la historia, más que la llegada del primer astronauta a la Luna y que las exequias del Papa Juan Pablo II.

Según estimaciones confiables, la final del Alemania en 2006 fue vista por más de mil millones de personas: es decir, que uno de cada seis habitantes del mundo estuvo prendido al televisor. Todo indica que este número crecerá para este Mundial. La pregunta que, quizás, habría también que hacerse es cuánto dinero se perderá por las actividades que se dejen de realizar cuando la gente esté mirando el Mundial, cuánto descenderá la productividad de las empresas o cuántas clases se dejarán de dar en escuelas e instituciones.

Si bien El Salvador quedó fuera de este Mundial, y la clasificación para los próximos parece cada vez más difícil, será prácticamente imposible escapar del “clima de Mundial” que se vivirá estos próximos días. Los canales de televisión ya tienen sus programaciones preparadas y no podrán competir con el monopolio dominante. Queda el consuelo de que quienes no tengan televisión por cable, podrán verlo por televisión abierta.

6 comentarios:

Angeles dijo...

Un fenómeno para analizar este del futbol, un gran negocio para muchos, yo pasé por mi etapa futbolera hasta que me di cuenta de que casi todo está arreglado y detrás está la gente y las cosas que se tapan....
Gracias Roberto por tus bendiciones, sabes que son para mi muy especiales.
Besos:)

Roberto..¿Qué es lo que no es negocio?Pocas cosas hace el hombre de importancia sino puede sacar tajada de ello.
Mientras hay fútbol, la gente está contenta, esperanzada con su equipo, hay un ambientedistinto en la cafeteria, el el kiosco, el la peluquería, todo es por unos días distinto...pues dejemos que la gente se divierta sin preguntarnos otras razones, ya está el mundo suficientemente agobiado, y dar cuatro gritos lo serena de su strés. Es y somos así. Solo nos queda rezar que no hayan atentados ni violencias, lo demás ....no importa tanto
Con ternura
Sor.cecilia

Teresa dijo...

Roberto, a mí me pasa como a Sor Cecilia, agradezco el entusiasmo que se respira, la fiesta, las sonrisas, las banderas. El fútbol une, aunque sea por unas horas.

El sábado por la noche, mientras escuchaba los cláxones de los coches...¡Habia ganado España!... pensaba qué bonito sería que ese ambiente de fiesta se respirase por cosas mucho más trascendentales, que ese entusiasmo se mostrase para salir de la crisis, para apoyar una campaña a favor de la paz, de la vida...

Me queda la esperanza de que esa capacidad de entusiasmo pervive aún en el interior del ser humano... ¡No está todo perdido!

Un abrazo.

Teresa dijo...

Roberto, hoy recibí un premio del blog de Sor Cecilia "Estoy a tu lado"...no sabía que existían premios para destacar aquellos blogs que nos gustan especialmente. Al pensar en compartirlo he pensado en tu blog, en el que nos has hecho partícipes de tu caminar ¡tan precioso estos últimos meses!. Me gustaría que lo recibieses. Si quieres, puedes recoger el premio en mi blog. Un abrazo.

CAMINANTE dijo...

Hola Roberto... y mira que yo soy de Peru, pero estoy en Holanda.. y como Holanda juega la final ya te imaginaras el ambiente de fiesta que se vive aqui.. es que muy aparte de todo negocio, marketing, etc, me alegra ver tantas caras felices, niños ilusionados, familias unidas viendo el futbol... a mi no me gusta el futbol, pero el mundial, no es solo futbol, es una fiesta! :)

¡Hola Roberto! Te ví en blogueros con el Papa, a mi me gusto la iniciativa aunque ya recibí criticas, pero bueno ni modo a mi me gusta y ya.
Felicidades por todos los acontecimientos de tu vida, leí un poco tus entradas anteriores.
Tienes la razón en lo que dices en este post, a mi me gusta el foot ball, lo que no me gusta es verlo en televisión.
Aquí también si me lo permites, Ya me lo permití sola, les pido oraciones por mi México, la cosa esta fatal.
Besos