LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

sábado, 10 de julio de 2010

Lo cercano y el acercamiento


Espero publicar alguna idea sobre el Evangelio de cada domingo, comenzando desde hoy.

¿Y quién es mi prójimo?

Prójimo es un modo para hablar del cercano. No solamente las normas, los principios… se encuentran cerca de nosotros, sino también aquellos en los que tenemos que poner en práctica esos principios. Para ser cristianos no es imprescindible buscar personas a las que haya que hacer el bien, sino que más bien se trata de hacer el bien a las personas que vienen a nuestro encuentro, el mismo hecho de no vivir solos, de raramente estar solos, hace que siempre podamos practicar el cristianismo. Hay que hacer el bien a todos, por lo tanto puede ser un lujo y algo poco cristiano podernos permitir con quién podemos practicar nuestro cristianismo, porque nuestro cristianismo precisamente hay que practicarlo con todos.

Lo cercano es un don y el acercamiento es nuestro compromiso. Es Dios quien primeramente se ha hecho cercano a nosotros, poniéndonos su mensaje como un deseo de felicidad que hay ya en lo profundo del corazón. También es un don el vivir siempre con alguien, que con su sola presencia hace presente a Dios, y que con sus riquezas nos va enriqueciendo. Todo esto es un don. Para que nuestra vida a partir de este ejemplo sea también un permanente acercamiento, un don, un entregarnos a los demás. Lo lejano lo tenemos que hacer cercano y lo cercano lo tenemos que hacer íntimo a nosotros. En nuestra historia, Dios no nos ha dejado en la cuneta, tampoco nosotros podemos dejar a Dios en ninguna cuneta. No podemos agradecer la cercanía de Dios que siendo capaces nosotros mismos de hacer cercanos a todos los que nos rodean, el pecado de nuestra cercanía es que acercarnos a alguien muchas veces significa dejar a otros aún lado.

7 comentarios:

Su entrada de hoy Padre Roberto me ha dado mucho que pensar, es cierto que a veces la cercanía con unos nos hace convertir a otros en lejanos,reconozco mi culpa, a partir de ahora tendré presente estas palabras que nos deja.Muchas gracias.

Padre Roberto,

Muchas gracias por visitar mi blog, uno de ellos tengo otro que me gustaría conociera.

Me gusta mucho su blog,desde hoy lo visitaré siempre. !El Evangelio de hoy, es muy importante!, amar al prójimo, ayudar a quien lo necesite, eso es Amar a Dios, gracias por esta entrada que nos remueve la conciencia.

Saludos carñosos desde San Isidro.- Perú.

María del Carmen

Gracias Roberto por tus felicitaciones. Gracias. Ganó el futbol.

Teresa dijo...

Así es, Roberto. No se trata de "ejercitar" el cristianismo como si fuera un deporte. Y es que no se trata de HACER sino de SER y "ser cristiano" es un modo de vivir que nace de la profunda convicción de sentirnos muy amados por Dios Padre, y acompañados en nuestro caminar por Dios Hijo. Entonces todos son prójimo ¡todos!. Un abrazo.

Quidquid dijo...

Hola Padre Roberto:
Le agradezco la visita por mi blog a la que correspondo con visitarle.
Espero seguir aprendiendo de sus consejos, siempre y cuando sea de su agrado que pase por su blog.
Reciba un cordial saludo,
Luis

R.Flores dijo...

Las preferencias son muy comunes entre nosotros. Ése es el gran problema; hacemos el bien solo a los que conocemos, amamos y que nos aman; pero nos olvidamos de aquellos que llegan hasta nosotros esperando recibir algo y que muchas veces les damos la espalda, ya sea porque no los conocemos o que nos han hecho mal, etc.
Pues no se trata de eso, sino de practicar el cristianismo con todos.

A mi de manera particular me encanta encontrar en mi camino personas que pueden necesitar de mi, me siento feliz el saber que puedo hacer el biena a alguien.
Que bonita entrada en lo particular me gusto muchisimo.

Abrazos.
Su amiga por siempre que lo quiere