LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

sábado, 20 de marzo de 2010

30 Aniversario


Este próximo 24 de marzo se cumplirán treinta años del asesinato de Mons. Romero. A lo largo y ancho de este pequeño país habrán diversas actividades en sentido memorial y homenaje hacia su persona, hacia lo que fue su obra y su vida, en su entrega y sacrificio por seguir a Jesús, proclamando y realizando el mensaje y causa de la Iglesia, es decir, el Reino de Dios.


Tal como objetivó Juan Pablo II, Mons. Romero fue un pastor celoso y venerado. Y, de tal celo, que decía en forma provocativa y profética que le alegraba por la persecución y sangre de tantos mártires de la Iglesia: porque no es posible, que en una situación de injusticia y muerte de tantas y tantas personas y pueblos, la iglesia no sea perseguida y martirial, por defender solidariamente la vida, la dignidad y los derechos de los más empobrecidos y oprimidos. Y del mismo modo, proclamó – con fe y esperanza inquebrantable– que si lo mataban, resucitaría en el pueblo salvadoreño, en la iglesia de Dios: tuvo razón, resucitó en Cristo, y sigue vivo y presente en la fe, en el amor y en la esperanza de la Iglesia; a la que sigue acompañando en sus anhelos y luchas por la vida, dignidad, justicia y liberación integral.


El Amor nunca muere, y el legado fraterno y profético de Mons. sigue vivo y pujante. El proceso de su canonización sigue abierto y en buena marcha. Espero que llegue el día en que se proclame oficialmente su ejemplaridad. Sabiendo que, con fe y esperanza, él ya está recibiendo en la Ciudad –Eterna– de Dios, en los Cielos Nuevos y Tierra Nueva, su premio, donde mora en la comunión con el Padre, en Cristo y el Espíritu –el Dios Trinitario–, y con todos los santos.

9 comentarios:

Oceanida dijo...

Increible ser humano.

Gracias por este homenaje, sin duda se lo merece.

Tenia una pregunta: Es Usted sacerdote, Ricardo?

Un saludo.

Angelo dijo...

Recuerdo su muerte y el impacto de la misma. hace un año ví una película sobre su vida y alcancé a ver la humanidad de esta alma, donde también se mostraba el miedo, pero una profunda confianza en que debía defender a su rebaño, que era privado de la justicia. Otro de los santos que esperamos ver canonizados. Un abrazo

Monseñor Romero, muy interesante su vida cierto,la verdad he oido tanto hablar de el tanto a Sacerdotes como a seglares y la verdad una vida de admirar por el valor que el les daba a la dignidad de las personas, mas con los mas necesitados. La verdad gran ejemplo para todos de solidaridad y coraje. Espero que como buen siervo de Dios El lo tenga feliz y gozando en su reino, y no lo dudo que asi lo es, pues una persona con un corazon de tal magnitud que mas se puede esperar?...

Dios le bendiga a ud Roberto y a todos los que visitan su espacio.-
Viva Monseñor Romero por siempre!!!

Mosn Romero fue un buen cristiano. Dios lo tenga en su gloria.

Gracias por recordarnos la «La vida de Monseñor. Romero.
Cuando aconteció su muerte, yo estaba lejos de Dios, no obstante lo sentí porque era un buen pastor y arrebatar una vida, me causa mucho dolor.
REciba un abrazo en Cristo
Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

Anita dijo...

Demasiada breve tu entrada referente a Monsenor Romero, pero creo que dentro de lo que te es posible, basta y sobra. A nivel internacional , Monsenor Romero no solo refleja el amor cristiano en accion, sino tambien, al latinoamericano comprometido con el pueblo pisoteado quien lucha por la dignidad humana. El Salvador fue y es, una nacion fuertemente azotada por miles de anomalias sociales ,producto del egoismo, el paternalismo imperialista, y la falta de caridad de muchos; la guerra que sufrio en aquellos a~nos no fue una guerra comun y corriente, sino una guerra donde las fuerzas del mal se esparramaron con rienda suelta y alebosia a en todo nivel social, afectando a muchos inocentes. La maldad y la crueldad humana fue horrorosa, y sus secuelas aun se hacen presentes hoy en dia. En cuanto a su canonizacion,para mi no es lo mas importante o esencial. El Papa Juan Pablo II nunca llego a reconocer el verdadero sentir de Monsenor Romero, por lo tanto, pienso el que el Papa actual, quien es mas fiel a la corriente del Opus Dei dentro de la iglesia catolica ,que al amor fraternal , la humildad y el reconocimiento de "todos" los martires dentro de la iglesia por una causa justa,noble y cristiana--menos lo hara. (esto lo digo con mucho respeto ) Creo que hay que sacarce la benda de los ojos, y ver la realidad: Monsenor Romero fue , y es un simbolo latiente de la Teologia de la Liberacion, corriente dentro de la iglesia catolica que muchos rechazan por su vinculo con la lucha de los desposeidos, y a los Jesuitas, quienes son catalogados de curas comunistas y subersivos. Si la canonizacion de Monsenor Romero esta siendo tramitada y postergada, es porque seria una gran "inconvenienca" para muchos en el Vaticano y sus ramificaciones a nivel mundial . Por lo tanto, reitero, que su canonizacion para mi no es importante, porque a mi criterio, me importa mas llevar su mensaje de amor, su ejemplo de cristiano valiente y concecuente con los humillados, pobres , y marginados del mundo, marcado en mi corazon y practicarlo en mi diario vivir --reflejarlo en mis valores. Si la canonizacion de un martir catolico conlleva tanta burocracia, tramite, y mandatos de leyes humanas, creo es algo que no lleva ningun merito espiritual. Monsenor Romero esta junto a Dios, y aca, aun discuten su 'santidad'?? Esto lo encuentro incoherente e ilogico. Espero que el mensaje y ejemplo que Monsenor Romero dejo durante su vida terrenal, sea una via a una vida espiritual sana, caritativa, humilde y elajada de dogmas y ritualismos humanos y no para mas religiosidad populista . Gracias Monsenor Romero por tu ejemplo de vida y tu valentia de ser un siervo de Dios con las sandalias bien puestas. Tu vida y tu mensaje de amor fue y es un milagro,aunque aun algunos no lo quieran reconocer. Para aquellos que tiene cuenta en facebook, les invito a que participen en la pagina de Monsenor Romero en: http://www.facebook.com/?ref=home#!/pages/Monsenor-Oscar-Arnulfo-Romero/53489575434?v=info&ref=ts

Un beso gigante para ti Roberto.

Anita.

rflores dijo...

Realmente, es un personaje digno de admirar y de imitar. Sin duda alguna muchas de sus palabras se han quedado gravadas en la mente y en el corazón de muchos salvadoreños.

Roberto dijo...

Oceanida, ciertamente, tal como lo testimonían la mayoría de los que le conocieron, Mons. Romero fue un ser humano excepcional.
En cuanto a tu pregunta puntual, hay dos respuestas puntuales: Soy diácono y mi nombre es Roberto. Saludos!


Angelo, tal como lo he expresado en el post, espero que Dios me conceda esa dicha de ver un día el reconocimiento oficial de su santidad. Y tal como lo apuntas, Mons. Romero tenía un alma profundamente humana, en varias ocasiones manifestó su miedo de morir, pero estaba convencido de que debía cumplir con sus deberes de cristiano y de obispo. Y es allí en donde está su altura espiritual.


Rossy, tu sentir es un sentir común en la mayoría de los salvadoreños, incluso para los que no vivíamos hace treinta años. Espero que su ejemplo marque nuestra generación para que, siguiendo tu comentario, tengamos el coraje de manifestar nuestra fe en cuestiones concretas, como la solidaridad. Gracias por tus buenos deseos.

Miserere mei Domine, integro diría yo, integridad del ser cristiano y vivir verdaderamente la voluntad de Dios desde la perspectiva de quien se sabe hijo y lo entiende en referencia a sus hermanos, especialmente los pobres.




Sor.Cecilia, Mons. Romero es una figura ejemplar para todos los hombres sin importar credo. Su figura transpira a los hombres de buena voluntad el legítimo derecho a enarbolar un ideal profundamente cristiano, como es el amor a los otros hasta el extremo. Saludos!

Anita, remarco la idea de que será de mucho bien para la Iglesia Local y Universal “reconocer oficialmente” el testimonio de Mons. Romero, como la eterna experiencia de un hombre Santo, que en la cotidianeidad de la vida de un país remoto de nuestra época ha sido radicalmente fiel a Dios en medio de una historia de dolor. Una vida que nos invita, a pesar de los obstáculos y tentaciones, a vivir en nuestros días el Evangelio tal como lo hicieron los primeros ejemplares cristianos. Contribuirá, también, a rescatarlo para la vida de la Iglesia e iluminar el ministerio pastoral y la opción preferencial por los pobres y los pecadores, ya que su recuerdo sigue siendo también interpelación, denuncia, desenmascaramiento y exigencia de conversión, y estaríamos reivindicando, en el justo sentido del término, la persona y vida de Mons. Romero. Gracias por tu comentario.

Rosy, esas palabras “gravadas en la mente y en el corazón” son un permanente llamado a volvernos definitivamente a Dios del cual le provenía toda su fuerza y vitalidad.

Anita dijo...

Roberto, creo que los que creemos en Jesus,unico hombre santo a plenitud q piso esta tierra, y comprendemos e internalizamos su muerte en la cruz , no necesitamos otro substituto. Al Cesar lo que es de Cesar, Y a DIos lo que es de DIos. Jesus debe ser el centro de la iglesia Cristiana. El pueblo Cristiano no necesita mas circo.