LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

sábado, 9 de octubre de 2010

Misiones

La Iglesia Católica vive el mes de octubre dedicado mundialmente a despertar el Espíritu Misionero en los fieles, con gestos de solidaridad hacia los misioneros que entregan sus vidas por el anuncio del Evangelio en el mundo.

Por eso, mi pequeña bitácora no se quiere quedar atrás en esa iniciativa y trae a cuenta nuevamente el insigne trabajo misionero de algunos amigos de la diócesis de San Vicente, El Salvador a la que pertenezco.

Decía Juan Pablo II en su magnífica Encíclica “Redemtoris missio” que toda la Iglesia y cada Iglesia es enviada a las gentes. Por eso, las mismas diócesis deben participar cuanto antes y de hecho en la misión universal de la Iglesia, enviando también misioneros a predicar por todas las partes del mundo el Evangelio.

Pues bien, nuestra pequeña diócesis ha asumido tal compromiso, singularizado en dos sacerdotes y un seminarista mayor que prestan su servicio en una tierra lejos de su hogar.


Comparto algunas de las palabras que nos han escrito, haciendo un balance de sus propias convicciones:

 “La Diócesis de San Vicente, desde el 12 de diciembre de 2009, extiende su abrazo fraterno al Vicariato Apostólico de Bluefields, de Nicaragua. Los Señores Obispos del Vicariato nos han encomendado, por el momento, la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, en el Municipio de Bonanza, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.

Hemos llegado aquí con la conciencia de ser enviados por la Diócesis y con el entusiasmo del que dijo “aquí estoy yo, envíame a mí”.

Estamos con la única finalidad y el único motivo de anunciar la Buena Nueva, que es Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios, el Salvador.

Hemos puesto la mano en el arado con firmeza y poniendo en él nuestra propia vida, sin reservas, con entrega.

Vinimos a “hacer descansar” a otros hermanos sacerdotes que antes de nosotros sembraron buena semilla en estas tierras. Está aquí, junto a nosotros, otro pequeño grupo de pastores, dando hasta la última gota de su sangre y de sudor.

Somos fieles con una misión especial en medio de otros fieles cristianos.

Todos nosotros somos la Iglesia en misión…

El premio de todo misionero es un gozo profundo e inefable que inunda el corazón. En este mundo tan lleno de ruidos y con una sociedad consumista no se encuentra una felicidad comparable. Muy acertadamente nuestro recordado Papa Juan Pablo II dijo “La característica de toda vida misionera autentica, es la alegría interior que viene de la fe...”

La “misión” de estos hermanos sacerdotes nos debe plantear hoy, de forma extraordinaria, el reto que, desde siempre, ha sido el pilar de la Iglesia: comunicar a los demás que Cristo vive, que en Él descubrimos el amor que Dios nos tiene y que todo cobra sentido y plenitud en la vida gracias a Él. No es una tarea fácil, pero es tan importante que, sin ella, nuestro ser cristianos carece de sentido. Nadie es capaz de guardarse para sí aquello que resulta trascendental para su vida.

Así pues, amigos , que María, Reina de los Apóstoles, guíe y acompañe sus pasos y los de todos aquellos que, de cualquier forma, cooperan en la misión universal de la Iglesia.



____________________________________

NOTA: En las fotos hay varios personajes: El P. Edgardo, párroco de la parroquia en misión; su vicario P. Roberto Molina; el seminarista René Barrera y el Obispo auxiliar del Vicariato Mons. David en su visita pastoral a las comunidades.

Para un mayor conocimiento de la misión les invito a que visiten su blog: CAMINO A BONANZA



8 comentarios:

Oceanida dijo...

Yo siempre rezo por todos los misioneros muchos, son como angeles de Dios en la tierra, los admiro y respeto profundamente.

Gracias por el enlace Padre.

Me alegro de volver a leerle, no tengo tiempo de mucho pero procuro leerle siempre.

Un abrazo.

Siempre he admirado la forma de entrega que conlleva dedicarse a la misión,el misionero es evangelio vivo en medio de los que le acogen.Un abrazo, siempre me alegra leerle!

R.Flores dijo...

"Los caminos son charcos lisos, que hacen entender que caminar no es solo dar un paso después del otro, sino dar un paso, despegar el pie del lodo y dar el siguiente paso para poder avanzar..." Son las palabras del P. Edgardo.
Es muy dificil la misión que ellos realizan en ese lugar sobre todo por las distancias (4 o 5 horas a pie o a caballo) que deben recorrer para llegar a las comunidades.
Realmente la misión exige mucho y solo el verdadero misionero está dispuesto a hacer todo lo que se presente.

Angelo dijo...

Me alegra que hayas posteado sobre ello. Porque muchos se quedan con el mes del Rosario y pienso que pueden unirse perfectamente, de ahí el Rosario Misionero. Merecen toda nuestra atención y reconocimiento. Tengo la suerte de conocer algunos y es admirable la entrega.
Gracias. Un abrazo

lourdes dijo...

Que el señor te bendiga gracis por tu compartir unidos en oración y un saludo fraterno

mjbo dijo...

Uno de mis hijos estuvo dos meses del verano de 2.009 ayudando en la misión que tienen los franciscanos en la zona de Requena, Perú; vivía prácticamente en el Ucayali. Era duro: mucha humedad y soledad; comía cocodrilo, dice que allí es como el pollo aquí. Las gentes de los poblados pequeños vivían bien, en las ciudades era diferente, se malvive muchas veces ...
Él volvió delgado pero contento.
Saludos

Gracias por esta entrada tan llena de motivación. La labor de un Misionero es la más sacrificada y es a la vez la más bendecida por Dios.
Nuestra Amazonía y Selva en general que hubiera sido sin la sacrificada obra de tantos misioneros Franciscanos que murieron cruelmente en manos de los salvajes aún no evangelizados.
Nuestras oraciones en éste mes del Rosario, sean por éstos maravillosos sacerdotes que van por el mundo evangelizando. !Que Dios los bendiga y a ti por ayudar a que pensemos en ellos!.

Con mucho cariño desde San Isidro.-Perú.

María del Carmen.

eli dijo...

que lindo post !!! cuanta gente de la mano con esperanzas...caminando hacia ese lugar de donde nunca deberiamos habernos movido...el de la igualdad y el amor entre hermanos...un placer estar aqui compartiendo estos ideales...