LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

martes, 9 de febrero de 2010

Vivir de la fe


El auténtico cristiano puede ser definido de múltiples maneras, pero, en último término, todas ellas han de confluir en esta definición esencial: el hombre de la fe. Cualquier otro rasgo de su fisonomía moral, cualquier otra peculiaridad que se le suponga, tiene en la fe su única raíz y su diferencia especifica con los demás hombres.
Si su fe es profunda e inamovible, la existencia del cristiano se desarrollará en línea recta, superando todos los obstáculos y asumiendo todas sus exigencias; si, por el contrario, su fe es superficial y débil, arrastrará su vida en contradicciones continuas y será incapaz de mantener firme su orientación hacia Dios.
Podemos dar muchas y distintas explicaciones de por qué hay cristianos, muy pocos, que admiramos como tales y cuyo ejemplo deberíamos imitar, y de por qué hay cristianos, la gran masa de los que se consideran creyentes, cuyo comportamiento apenas difiere del de otra clase de personas. La explicación última es una sola: o se vive de la fe que da un sentido claro a nuestra existencia, o se tiene una fe reducida a meras creencias que influyen muy poco en los fines y valores que perseguimos en nuestra vida.

5 comentarios:

Se trata de dónde colocamos el eje de nuestra vida: en la esperanza sobrenatural o en la esperanza natural.

Si nos quedamos en la esperanza natural.. nuestra fe o increencia tendrá como límite a nosotros mismos. Si nuestra esperanza se centra en que todo tiene un sentido que transciende la meramente vivencia y humano... nos encontramos con Dios en todo y todos.

Ya decía Cristo: bienaventurados los limpios de corazón... ya que ellos verán a Dios.

Pero soportar la mirada continua de Dios es duro para nosotros. Nuestro pecado no hace bajar la mirada con demasiada frecuencia. Nos olvidamos nuestro compromiso y ensuciamos nuestro corazón.

Necesitamos de la gracia de Dios.

Saludos :)

Angelo dijo...

Yo estoy descubriendo cada día a muchos que viven su fe de forma imitable. En los blogs salgo fortalecido ante el testimonio de muchos.
origen es uno de ellos. un fuerte abrazo

rflores dijo...

"La fe es la respiración del alma", es como la comida que alimenta el cuerpo; sin fe el alma está vacia, seca, sin ánimos, sin esperanza, sin un porqué se vive, sin un anhelo que lograr o por el cual luchar y a la persona le da lo mismo pecar o no pecar, hacer el bien o hacer el mal. Es muy triste encontrarse con personas que no creen...

COMO DICE EL AUTOR DE HEBREOS:
La Fe, es el fundamento de lo que se espera...
La Fe, es prueba de lo que no se ve.
¿Qué puede haber dirigido el mundo, hasta hoy, si no es la Palabra y la Fe?
Sin la Fe, en cuàntos desòrdenes ha caído la Humanidad. Por la Fe y la Constancia, se han vencido todos los males que han acosado al ser humano a lo largo de los siglos.
Bendita Fe, que me hace esperar el futuro glorioso del humano, que me permite ver "lo invisible que habita en lo visible"
Paz y bien.

Maricruz dijo...

Lo que el alimento es para el cuerpo es la fe para el espíritu humano. Sin alimento, un cuerpo languidece y muere, sin fe, al espíritu humano le sucede lo mismo.