LO MÁS NUEVO

Lo que aquí se expone son meditaciones personales, no una doctrina. Si este espacio, nacido y expuesto desde la reflexión personal, ayuda a que otros reflexionen sobre sí mismos y orienten su vida hacia los valores del Evangelio, habrá conseguido su única finalidad.

sábado, 30 de enero de 2010

Idealista


El idealista es un calificativo cargado de sentido despreciativo, sinónimo de iluso, soñador y romántico, incluso de arrogante por llegar a creer que comportándose de determinada manera se puede cambiar el mundo.

En cualquier caso, el idealista no es alguien angélico ni un iluminado, sino un tipo normal, que tiene glándulas y todas le funcionan. También le funciona ese órgano central que se llama cerebro y además de tener y mantener razonables ideas, no se comporta como un desalmado, sino que pone el alma en sus empeños, conoce la real proporción de las cosas, su actos tienen un por qué y un para qué y no confunde medios con fines. Es lo que siempre se ha conocido como una persona cabal.

Pero unas ideas razonables no constituyen un ideal. “ideal” tampoco significa concretamente ideología. La cosa es que todo el mundo tiene un ideal en su ser, un mejor posible y un peor posible. Se dice, como ya lo he expresado, que tener un ideal es tanto como anhelar algo, algo asequible, y ese anhelo cada cual lo forja según su talante, para comprometer en él su propia vida.


9 comentarios:

comprometerse en su soberania...sin abarcar la del projimo...
un abrazo

Angeles dijo...

La cosa es que todo el mundo tiene un ideal en su ser, un mejor posible y un peor posible.

El trabajo es con ellos.
Besos:)

Prefiero ser un idealista con alma y corazón y tener esa esperanza de un mundo mejor, que ser de otra manera, esa que a veces la modernidad casi nos exige, ser triunfadores, aunque pasemos por encima de todas y todos, ese individualismo perverso que no nos lleva a otro lugar que no sea un abismo.

Ser idealista es mi forma de ser, prefiero ser así, aunque el mundo desee lo contrario.
Saludos

idealista al planear y realista al ejecutar. La mirada delante en el camino,... pero el destino claro en todo momento. Incluso si se sabe que el destino es imposible de alcanzar en esta vida... no se deja de andar hacia El.

Saludos :)

Angelo dijo...

Lo triste es comprobar el número de idealistas que no han salido de ahí, sin saber exactamente lo que perseguian, o sin haberlo encontrado. Menuda reflexión la de hoy. Un abrazo

CAMINANTE dijo...

uy .. la parte de ser arrogante me agarro de sorpresa, supongo que si, los idealistas debemos tener algo de soberbia al creer q podmeos cambiar al mundo, pero .. si no se cree, si no se tiene fe, entonces como se hara?
:) me gusto tu descripcion, me identifico con casi todo :)
Un abrazo y q este año 2010 te de mucha felicidad

rflores dijo...

El idelalista es la persona que hace las cosas con "calidad", "bien hechas", "lo mejor posible", teniendo en cuenta que le serán de mucho provecho.
Todos tenemos las herramientas necesarias para alcanzar un ideal, lo que pasa es que hay algunos que las ponen a funcionar, en cambio hay otros que no les interesa y prefieren vivir su vida siempre sin sacrificarse ni esforzarse por nada.

Myr dijo...

¡Qué triste una vida sin ideales!

Muy buena reflexión Roberto, veo que cada comentarista tiene su propia definición de «IDEALISTA»y eso ocurre porque se entán expresando según su propia experiencia de IDEAL. No voy a dar ota dimensión, simplemente añadir, que en mi país España, se han perdido muchos ideales, por no haber habído Idealistas y así tenemos a nuestra juventud, no toda por suerte, pero si más de la que quisieramos, colgada en una apatía tan desalentadora que se refugian en la droga o en delinquir.
Sólo nos hace falta pasar por los barrios marginados de las grandes ciudades prar verlo o bien trabajar en esos lugares que ni los taxistas por miedo no quieren llevarte. Los ideales están pero los idealistas eran de otra generación, cuando había reprimida la libertad.
Sor.Cecilia Codina Maachs O.P